Por medio de pedagogía, Minesa impulsa el programa de Guardianas Ambientales

27 septiembre, 2019

Guardianas Ambientales es una de las iniciativas de Soto Norte de Minesa, empresa que está licenciando un proyecto minero en Santander. Con programas de formación en temas ambientales, capacitaciones y generación de empleo Minesa impulsa la iniciativa ‘Guardianes Ambientales’, uno de los proyectos de Soto Norte, el complejo industrial donde…

Guardianas Ambientales es una de las iniciativas de Soto Norte de Minesa, empresa que está licenciando un proyecto minero en Santander.

Con programas de formación en temas ambientales, capacitaciones y generación de empleo Minesa impulsa la iniciativa ‘Guardianes Ambientales’, uno de los proyectos de Soto Norte, el complejo industrial donde la empresa espera desarrollar una mina subterránea de oro y cobre en Santander.

A pesar de que el proyecto sigue en proceso de licenciamiento ya la empresa desarrolla varios programas con la comunidades para mejorar las condiciones de la zona de influencia.

El proyecto de Guardianas ambientales es un grupo conformado de habitantes de California, en Santander, que con los conocimientos que recogen buscan rescatar y promover el cuidado del medio ambiente.

Según información de la compañía “este equipo, liderado por Rosa Amira Mendoza, coordinadora del grupo y técnico agroforestal de California, trabaja desde hace cuatro años fortaleciendo la concientización ecológica, el aprovechamiento de los residuos y recursos naturales y el embellecimiento de su municipio” y la idea es “construir un bienestar integral (físico, mental y social) de las comunidades a partir de la protección de la cultura y las tradiciones, alineándonos al cumplimiento de los objetivos de Desarrollo Sostenible”, explicó Mendoza.

Hasta el momento al grupo se han unido 24 mujeres y dos hombres, pero la idea es generar empleo a más personas de la comunidad, permitiéndoles alternar media jornada laboral con otras labores o el cuidado de su hogar.

“Venimos trabajando en el cuidado de las fuentes hídricas de la localidad, haciendo recuperación de los cauces a través de jornadas de limpieza en las quebradas, es una de las actividades ambientales de mayor importancia que realizamos, además del mantenimiento de los diferentes sitios de interés para la comunidad como lo son el parque principal, el cementerio municipal y el Santuario al santo patrono de nuestro pueblo llamado El Pocito de San Antonio”, agregó Mendoza.

Además de Minesa, el programa cuenta con el apoyo de los Comités Técnicos Interinstitucionales de Educación Ambiental (Cidea) y el Sena, que ayuda en la implementación de los programas de capacitación, como el de producción de abonos orgánicos para que la comunidad pueda preparar abono en casa.

Otro de los testimonios de las guardianas es de Claudia García, técnica ambiental, que inició en el programa hace tres años y que se ha convertido en el trabajo con el que mantiene el hogar. “Todos los ingresos que recibo vienen del programa de guardianas, con esto pago mis gastos, la comida, el arriendo y es el sustento para mis dos hijos”. Agregó que entre las labores que más le gusta está la producción de abonos y el plateo (cuidado) de los árboles.

Fuente: La República 

Comparte nuestro contenido
FacebookTwitter

A Dos Voces - Minesa