fbpx

Santander se perfila como epicentro para el desarrollo

10 March, 2020

Aunque Santander ocupa el tercer lugar en competitividad del país, según el Índice de Competitividad Departamental (2019), desde hace más de una década no ha contado con proyectos de megainversión. Es precisamente ese interés de potenciar al departamento, el que ha llevado a sectores públicos y privados a construir líneas estratégicas para…

Aunque Santander ocupa el tercer lugar en competitividad del país, según el Índice de Competitividad Departamental (2019), desde hace más de una década no ha contado con proyectos de megainversión. Es precisamente ese interés de potenciar al departamento, el que ha llevado a sectores públicos y privados a construir líneas estratégicas para atraer grandes desarrollos económicos a la región.

¿Qué ha pasado con los grandes proyectos? Después del año 2005 se pueden citar cuatro de alto impacto, de los cuales dos están en operación hoy. El primero es la central hidroeléctrica Sogamoso –Hidrosogamoso–, que produce alrededor del 10% de la energía del país. Se encuentra en funcionamiento desde el 2014, tuvo una inversión de 4,1 billones de pesos y generó 7.000 empleos en seis años de construcción. Santander se perfila como epicentro para el desarrollo.

En segundo lugar está la refinería de Barrancabermeja, que actualmente refina 225.000 barriles de petróleo al día. Aunque está cercana a cumplir 100 años de funcionamiento, desde el 2005 Ecopetrol ha invertido 22 billones de pesos, y se han generado 5.500 empleos. Además, dentro de este complejo se encuentra el Instituto Colombiano del Petróleo, principal centro de investigación tecnológica de energía del país. En el ámbito de la infraestructura hay dos proyectos de vías 4G, ambos en fase de construcción. La Ruta del Cacao es el corredor vial que conectará Bucaramanga con Barrancabermeja. En total serán 150 kilómetros de vía, que incluye túneles, viaductos y puentes nuevos. La inversión es de 2,7 billones de pesos, y su último tramo de construcción finalizará en el año 2040. La segunda vía es la Concesión Autovía Bucaramanga-Pamplona, que tiene una extensión de 133 kilómetros y ha tenido una inversión de 1,4 billones de pesos hasta la fecha.



Panorama actual



Según el informe ‘Perfiles económicos departamentales 2020’, publicado por el Ministerio de Comercio, Santander tiene un PIB de 2,2 %. Desde el 2005, esta cifra ha tenido un crecimiento promedio anual del 3,9 % sobre la tasa. De hecho, el departamento tiene una participación en el PIB nacional del 6,5 %, porcentaje que lo ubica como la cuarta economía más importante para el país, por debajo de Bogotá, con 25,9 %; Antioquia, con 14,7 %, y Valle, con 9,8 %.

En el caso de las exportaciones, en el año 2019 el departamento alcanzó un crecimiento del 13,5 %. Sin embargo, la participación de las exportaciones del departamento en el ámbito nacional tan solo alcanza un 2,8 %. Este índice no ha tenido un crecimiento significativo en los últimos diez años.   Otro aspecto importante es la creación de empresas. Como lo revela el informe de actualidad económica de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, desde enero hasta octubre de 2019 se crearon 12.477 empresas en Santander, cifra que evidenció un aumento del 8,2 % respecto al mismo periodo del 2018. Se destaca la inversión de aproximadamente 19.000 millones de pesos en sectores como el comercio de productos químicos básicos, consultorías, obras civiles y comercio de farmacéuticos.



Ejes para su desarrollo



Dos polos de desarrollo están entre las proyecciones de los santandereanos. De un lado, el sector productivo le está apuntando a una transformación en innovación y desarrollo tecnológico. Esto, con la implementación de grandes proyectos de inversión.

Según Yudy Gamboa, docente de economía de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, “estos proyectos tienen la ventaja de dinamizar todos los sectores e impactar positivamente la actividad económica del departamento”. Bajo esta línea se destacan las inversiones en el sector turístico, pues el actual gobierno departamental planteó la construcción de más de 10 proyectos, cuya inversión se convertiría en una de las más grandes en este ámbito en la historia de Santander. El Parque Mundial del Cacao (San Vicente de Chucurí), el parque de la Libertad (Socorro), el acuaparque de Barbosa, el parque Lineal de Oiba, el Malecón de San Gil, el Centro de Alto Rendimiento (Tona) y la Ruta del Agua (provincia Soto Norte), entre otros. El otro eje de inversión en la agenda de Santander es el desarrollo minero en Soto Norte, ubicado en el municipio de California, Santander, a 51 Kilómetros de Bucaramanga, a cargo de Minesa, cuyo trámite de licencia está en proceso ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla).  

Con este proyecto se generarían 5.000 empleos, entre directos e indirectos. La inversión para la construcción sería de 1.250 millones de dólares, lo que representa un millón de dólares al día por casi cuatro años durante la fase de producción del proyecto.

Así mismo, el ingreso por pago de impuestos y regalías alcanzaría los 2.500 millones de dólares. Además, en términos de inversión extranjera directa (IED), el proyecto aportaría un 22% de la IED de la minería actual en el país por año, solo en su fase inicial.  

Estos proyectos tienen la ventaja de dinamizar todos los sectores e impactar positivamente la actividad económica del departamento.

 

En opinión de Anderson Higuera, quien hace parte de la plataforma Ciudadanía Activa Santandereana (Casa), “la región ha pasado por circunstancias difíciles de desarrollo (caso Ecopetrol, el calzado y la joyería) que eran estandartes de Santander, hoy es el turismo. Por eso, creemos que un proyecto minero como estos, bien implementado y con estudios de impacto ambiental, va a ser muy importante para la región”.





Aporte económico de la minería a gran escala en la región



Ecuador y Panamá son dos países vecinos que le han apostado a los desarrollos mineros en la región. Con el proyecto Cobre Panamá, ubicado a 120 kilómetros de Ciudad de Panamá, el sector privado invirtió 6.700 millones de dólares en la construcción e implementación.

En el caso de Ecuador con el proyecto Fruta del Norte, de extracción de oro, la inversión fue de 684 millones de dólares solo en la fase de construcción. Aunque el proyecto de desarrollo minero Soto Norte –a cargo de Minesa– está en proceso de licenciamiento por parte de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla). De aprobarse, daría impulso económico a Santander y Colombia. Para el caso de Soto Norte, la inversión en el país está proyectada en 1.250 millones de dólares durante la etapa inicial del proyecto (cuatro años).

Otro factor que impulsa este tipo de desarrollos es la generación de empleo. Actualmente, el proyecto panameño ha generado 6.370 empleos directos e indirectos en la etapa de construcción e implementación, mientras que el ecuatoriano alcanzó una cifra de 4.000 en su construcción. En Soto Norte se plantea la generación de 5.000 en la fase inicial.

De otro lado está la contribución en materia de impuestos, regalías y exportaciones. En Panamá, solo el rubro de exportación suma 2.000 millones de dólares. En Ecuador, el tributo alcanza los 1.961 millones de dólares en pago de patentes, utilidades y regalías. Para Colombia, el aporte sería de 2.500 millones de dólares en impuestos y regalías durante los 25 años de operación (cuatro de construcción y 21 de operación).



Apuestas de gremios y expertos para potenciar a Santander



María Juliana Remolina



“La economía de Santander está sufriendo cambios importantes. Nuestra apuesta como empresarios es el fortalecimiento en el sector tecnológico y de innovación; el departamento necesita una transformación digital para el impulso de todos los renglones de la economía, agrícola, ganadero, metalmecánico y otros”. De acuerdo con María Juliana Remolina, directora de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, seccional Santander, la proyección del gremio está focalizada en la articulación y el trabajo conjunto con todos los sectores, Estado, educación e inversionistas, para lograr que “estos proyectos de gran inversión que se vienen adelantando se conviertan en verdaderos dinamizadores de la productividad departamental para constituir a Santander como la principal economía del país”.




Álvaro Javier Vargas



“No se puede hablar de una crisis económica; Santander se encuentra en una fase de transformación, pues solo nos hemos concentrado en el petróleo y, aunque eso nos apalanca, tenemos que fortalecer el sector agrícola y la producción industrial, y esto tiene que hacerse con innovación y recursos tecnológicos”. Para Álvaro Javier Vargas, miembro del Observatorio Socioeconómico de Santander, el departamento está atravesando un proceso de cambio en las dinámicas económicas que se debe pensar desde el fortalecimiento de los pequeños renglones productivos hasta el desarrollo de proyectos de megainversión; “este tipo de proyectos siempre serán necesarios para impulsar la economía, debemos apuntar a la implementación de recursos para fortalecer todos los sectores y no solo el de hidrocarburos”.



Fuente: El Tiempo

Conoce nuestras otras noticias: PRESSROOM

Comparte nuestro contenido

A Dos Voces - Minesa