Vanguardia: La minería se traduce en cotidianidad

8 de septiembre de 2017
mineria

¿Te has preguntado de dónde vienen los objetos que están a nuestro alrededor? ¿De qué están hechos los muros, los techos, las ventanas o dispositivos electrónicos? La respuesta es una sola palabra: minería. Si te detienes a pensar en las diferentes actividades que realizas en un día, podrás comprender que los minerales extraídos tienen un papel protagónico en la cotidianidad.

La minería podría llamarse “la industria de la transformación”, ya que está constituida por sustancias inorgánicas que se hallan en la superficie o capas de la corteza terrestre, que se convierten en objetos útiles que van desde nuestro estilo de vida diaria hasta equipos que permiten los avances científicos y de investigación, entre ellos, telescopios, satélites robotizados y naves espaciales.

Entonces, la minería se traduce de un lado en la cotidianidad, de lo que estás rodeado, muros y pinturas que se usan para la construcción de casas, elaborados con cemento, arcilla, arena, yeso, caliza y titanio; instalaciones eléctricas y tuberías para baños, que requieren hierro, cobre, acero y aluminio para ser elaboradas; combustible, hierro, Cobre, titanio y muchos otros, necesario para los vehículos, así como equipos utilizados para el flujo del tráfico de forma segura y ordenada; dispositivos electrónicos y computadores, los cuales están hechos de oro, plata, cobre y vidrio, entre otros.

Y si vamos más allá de lo habitual, estamos hablando de una industria que aporta a la ciencia y desarrollos tecnológicos, encontrándose “implícita” en la aviación, por ejemplo. Las ventanillas de los aviones contienen oro con el fin proteger a los pilotos de rayos solares, y así mismo, este mineral también permite controlar la temperatura y radiación infrarroja al interior de una nave espacial.

De este modo, podemos concluir que la minería no solo mejora nuestras vidas, también permite que otras industrias sigan activas contribuyendo al desarrollo de la vida humana. Se trata de una actividad ancestral que aporta al progreso de la humanidad y dinamiza las economías de los países, siempre y cuando se realice de forma sostenible, en armonía con la comunidad y el medio ambiente.

Como lo menciona Pablo Liemann, asesor e ingeniero de minas, en la edición de la Revista Semana Colombia vale oro: “es difícil encontrar algún sector de la economía o alguna industria que no utilice en forma habitual algún producto obtenido de un mineral y, por lo tanto, que provenga del sector minero

Así las cosas, ¿te imaginas un mundo sin minería?

Sacado de: vanguardia.com

Compartir en

Etiquetas:

Dejar un comentario