Templo de California reabrió sus puertas en Semana Santa

9 de abril de 2018

La devota comunidad de California, en Soto Norte, retomó sus celebraciones eucarísticas en su tradicional iglesia San Antonio de Padua, luego de ocho meses de obras de infraestructura; una renovación material para el fortalecimiento espiritual.

Tan pronto don José Ignacio Durán pasó el dintel del templo de San Antonio de Padua en California, Santander, respiró renovación. Inicialmente, se lo atribuyó a la acción del Espíritu Santo, pero justo en ese momento recordó que era jueves de Semana Santa y, de acuerdo con sus creencias, la esperada renovación espiritual comenzaría con el domingo de resurrección, tres días después.

Cayó en cuenta que la renovación que percibía era bastante más terrenal, pero no menos importante. Miró a su alrededor y sus ojos percibieron un templo resplandeciente, recién restaurado; el ambiente que él y los demás feligreses se merecen para manifestar sus creencias religiosas de manera segura. “El templo se ve muy bonito.” – manifestó don José Ignacio con una sonrisa de satisfacción– “Yo le doy gracias a Dios por esta oportunidad que nos ha brindado para tener este templo tan lindo. Que nos va a servir para muchos años”.

Los cambios producidos son producto de un dispendioso y oportuno mantenimiento del templo. Después de años de funcionamiento y afectaciones propias del tiempo, este espacio ha tenido una remodelación que le permitió abrir nuevamente sus puertas a los fieles católicos para sus celebraciones religiosas en esta Semana Santa. Luis Ernesto García Estévez, Maestro de Construcción Californiano y artífice de esta hermosa obra señala parte de los arreglos realizados: “se cambiaron techos, se arreglaron pisos, se reforzó la estructura de madera, se arregló el altar y las instalaciones eléctricas. Invitamos a la gente a que cuide a la iglesia, que vengan a visitarla, a conocerla.”

La restauración es el resultado del aporte de alrededor de $600 millones que realiza Minesa a la parroquia, como parte de las acciones sociales orientadas a apoyar la tradición cultural y religiosa de la región, así como la fe y devoción de la comunidad de California y Soto Norte por San Antonio de Padua. Wilman Pallares Barroso, presbítero del templo y responsable de la coordinación de tareas, manifestó que “En nombre de toda la comunidad, quiero dar mi agradecimiento a Minesa por el apoyo que nos dio en el momento que lo necesitamos. Cuando la empresa privada ejerce su actividad en su área de influencia, puede apoyar mucho en las necesidades de la comunidad en la que actúa.”.

Un sueño hecho realidad

Además, durante los ocho meses de obras se generaron decenas de oportunidades laborales para trabajadores de la región en actividades que incluyeron reforzamiento estructural, adecuación del altar mayor, cambio de piso, arreglo de la fachada, adecuaciones eléctricas y sanitarias y mejoramiento y adecuación de la sacristía y capilla privada. Con estas actividades se garantiza el funcionamiento del templo por varios lustros más.

El templo fue erigido en el año 1901 y si bien se han realizado mantenimientos periódicos en estos 117 años, este es uno de los más detallados por el alcance de las obras. Juan Carlos Fonseca Romero, miembro de la comunidad y profesante de la fe católica, también manifestó su satisfacción por las actividades realizadas: “Es la primera vez que veo una remodelación tan bonita para la iglesia. Uno siente que llega a un sitio santo para adorar a San Antonio.”.

Si bien el templo tuvo su apertura de puertas a la comunidad en esta Semana Santa, la entrega formal de obras se realizará el 13 de junio, día que se celebra la fe y devoción a San Antonio de Padua. Thyana Alvarez Claro, Gerente Social de Minesa, agregó que “Para Minesa es importante dejar huella, una huella real, visible, a través de obras de infraestructura que perduren en el tiempo. Este es un proyecto que requirió mucho esfuerzo y trabajo de varios actores: la Parroquia, la empresa privada y la comunidad, obra que demuestra que juntos podemos hacer realidad muchos sueños”.

Compartir en

Dejar un comentario