Hacia una minería bien hecha

5 de marzo de 2018

La importancia de la actividad minera no nos puede llevar a plantear que el recurso natural no renovable se extraiga en cualquier lugar y de cualquier manera, sin parar mientes en su impacto.

Por lo demás, no hay actividad humana que no tenga un impacto y la actividad extractiva no es la excepción. De lo que se trata, entonces, es de minimizar y reducir ese impacto, prevenirlo, mitigarlo, compensarlo o reponerlo, cuando hay lugar a ello. Hasta los medicamentos, que son para procurar salud tienen contraindicaciones, efectos secundarios y deben dosificarse para que no resulte peor el remedio que la enfermedad. De allí la recomendación de parte de los galenos de no ingerir o aplicar medicamentos sin prescripción médica.

Haciendo la analogía, en el caso de la actividad extractiva dicha prescripción se da a través del Plan de Manejo Ambiental que debe poner en práctica la empresa que se hace acreedora a una Licencia ambiental, en el cual se establece cómo, cuando y donde se puede dar y le corresponde a la autoridad ambiental velar porque se cumpla tal prescripción.

No se trata, entonces, de decir sí o no, a rajatabla, a la minería. Me acojo a la frase que ha venido circulando profusamente: Minería si, pero no así, para significar que no es permisible ni conveniente cualquier minería, desarrollada de cualquier manera. Solo es admisible y beneficiosa para el país, para las regiones y para las comunidades, aquella minería responsable con el medio ambiente y con las comunidades, que utilice buenas prácticas y cumpla con los estándares más exigentesAsí y sólo así podemos decir que le conviene al país y a las entidades territoriales la actividad extractiva.

Se impone, entonces, la necesidad de un debate amplio, de un diálogo franco y abierto del cual participen las empresas, los gremios, las organizaciones sociales, las distintas instancias de gobierno, la rama jurisdiccional y, desde luego, los organismos de control, despojado de todo dogmatismo y sectarismoen donde la fuerza del argumento prime sobre el argumento de la fuerza, pues hasta ahora en este debate acalorado alrededor de la minería ha habido más calor que luz. De esta manera se podrá llegar a un gran Acuerdo nacional, que puede llegar a darse alrededor de una minería responsable, resiliente y competitiva. Para luego es tarde!

Amylkar D. Acosta M
Ex Ministro de Minas y Energía
Bogotá, febrero 28 de 2018
www.amylkaracosta.net

Compartir en

Dejar un comentario